Alojamiento y comidas

Betti Sachs y Diego Falconí comenzaron el diseño y construcción de Casa Mojanda en 1993 junto con su arquitecto Manuel Pérez, de Quito. Los planos definitivos incorporan e integran los mejores ejemplos de diseños tradicionales, a la vez que los innumerables detalles de terminados se dejaron a la destreza intuitiva de los artesanos locales. Las estructuras principales se completaron en noviembre de 1994 y comenzamos el proceso final de creación de esta excepcional hostería y granja ecológica, que abrió finalmente sus puertas en abril de 1996.

Todas las edificaciones utilizan métodos tradicionales de construcción. Las paredes son de tierra comprimida en moldes (tapial), que mantienen los espacios frescos durante el día y liberan lentamente el calor solar durante la noche. Los enormes bloques de tierra comprimida a mano enlazan los detalles estructurales y complementan la blancura de las paredes de tapial. Las cubiertas son de teja natural hecha a mano hechas de arcilla local y nuestros pisos rojos de arcilla cocida prestan el contrapunto perfecto a las masivas paredes blancas.

Al interior de cada estructura, las vigas de madera de eucalipto a la vista contribuyen a dar calidez de textura y una sensación de fuerza estructural interna. Azulejos de cerámica blanca se usan selectivamente para ventaja visual y práctica en toda la enorme cocina de tipo campesino y en los baños de cada una de las cabañas. Nuestras mesas y sillas fueron diseñadas y construidas en Casa Mojanda con madera de cedro y son un complemento maravilloso a los materiales estructurales. Uso selectivo de pisos de madera nativa, muebles antiguos, mascaras ecuatorianas esculpidas a mano, y una excelente colección de litografías y dibujos refuerzan la sosegada fuerza estructural de Casa Mojanda.

Nuestra cocina sirve comidas caseras saludables y creativas, servidas al estilo familiar y basadas en recetas ecuatorianas e internacionales cocinadas con productos cosechados diariamente en nuestro huerto orgánico. Cultivamos nuestro propio trigo, quinoa, maíz y patatas, y recibimos leche fresca diariamente de las vacas de nuestros vecinos. Los huéspedes son siempre bienvenidos a dedicar parte de su tiempo en el huerto, jardines, cultivos y cocina. Estaremos gustosos de satisfacer cualquier requerimiento dietético especial.

Casa Mojanda